Wednesday, April 19, 2006

El cerdo, su piel y Raymond Carver


Se trata de algo familiar. Los Marsilla, sus amigos, etcétera, se reúnen y beben cerveza. Comen un cerdo a las cinco de la tarde y ríen hasta el atardecer. El momento del cuto de hace dos años provocó el surgimiento de la palabra "especial". Todo fue porque untaron de manteca al puerco y, al hornearlo el tiempo ideal, la piel salió crujiente y grasienta: especial.
Cada vez que se vuelve a ese secarral murciano el día de El Bando de la Huerta -para devorar al lechón-, la palabra especial se oye por cualquier motivo: las salmueras, la mojama y la hueva de mújol (pez teleósteo, del suborden de los Acantopterigios... maldita RAE), el queso Palancares o la cerveza de barril.
A mí no me gustó la piel. Y eso que estaba especial.

5 comments:

workinprogress said...

Las cejas son realmente simétricas, ¿eh, negro? Casi se podría decir que especiales. El anillo no tiene ni puta gracia. Seguro que lo heredó de algún divorcio.

Inqui said...

¿Te imaginas cómo sería todo si el "Día de El Bando de la Huerta" se repitiese sin cesar cual "Día de la marmota"?

naranjo said...

No me imagino a Bill Murray con las manos impregnadas en grasa de cerdo, los labios llenos de sustancias indeterminadas que producen brillos siniestros, ni usando la palabra "especial" para referirse a un chorizo. Gracias a dios.

Nahum said...

Os lo aseguro: es un gran día para repetir. Hasta Bill Murray sería feliz desde el minuto uno de partido. Además, este año el secarral se ha suavizado con las lluvias de la primera primavera.

Aunque la cosa aquí es más de un Paco Martínez Soria que de un Murray, todo sea dicho. Ya saben, los murcianicos ataviados con zaragüeles, esparteñas, medias, chaleco y fajín. Lo de las huertanicas es otro cantar, con refajo, enaguas, mantón, delantal, corpiño... ¡bellísimas, bellísimas! Ya estoy visualizando a Andie MacDowell como reina huertana.

De todas maneras, Mr. Shy, se le ha olvidado a usted citar los platos más típicos del Bando: el zarangollo (patata, calabacín y cebolla) y las pataticas con ajo.

Eso, precisamente eso, al autor de "Catedral" y "Quieres hacer el favor de callarte, por favor" jamás se le habría pasado por alto...

mr. shy said...

Nahum: no se me olvida nada de eso. Lo que ocurre es que prefiero no recordar el ajo de cuando fuimos a comer a una barraca, el zarangollo con demasiado huevo (provocó serios problemas intestinales), las rebanadas de sobrasada con queso a la plancha, los montaditos de lomo, los caballitos del Rhin, las alcaparras, las almendritas, los matrimonios y todas esas cosas de las que Carver podría dar buena cuenta en una pequeña reunión de vecinos.

Creative Commons License
This blog is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License