Wednesday, August 29, 2007

Decibelio mortal y rosa


Mido el aburrimiento en decibelios porque incluso me aburro de medirlo en tiempo. Y porque es una táctica más precisa: cuando se está entretenido, el oído selecciona los mejores registros sonoros del día y no deja lugar para el ruido. El sonido queda entonces confundido con el resto de percepciones sensoriales, también camufladas entre ellas. Sin embargo, el aburrimiento destapa un corral en el que faisanes, aviones y compresores rotativo-helicoidales ensayan una atronadora orquesta equivalente, donde la vida marcha a ritmo de teclados de periodistas. Uno repara entonces en la intensidad del sonido, en esa relación extraconyugal absurda entre aburrimiento y ruido, ambos sin pareja.

Por eso uno se divierte si no oye nada, porque todo es una borrachera multimedia. Cuando uno se aburre, resulta que ve, oye, toca, huele y es capaz de sacar cierto sabor a las cosas.

Mañana empezaré a medir el aburrimiento con fotonoticias.

2 comments:

Inqui said...

Ya queda menos.

eresfea said...

Mortal y rosa, el viaje literario y vital sin retorno de Umbral. Pero llenaron las páginas digitales con el yohevenidoahablardemilibro... Ay.

Creative Commons License
This blog is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License