Tuesday, December 26, 2006

Fonopollo (pre-episodio)


Cierto: ocurren cosas concretas a personas concretas. Pero hay personas concretas que crean situaciones concretas, o las situaciones concretas crean a personas concretas: ¿fue primero el huevo o la gallina? Casi mejor el huevo, a ver si salía gallo y se exterminaba toda la raza, no conoceríamos "gallina" y no tendría sentido la pregunta. Pero ése es otro tema.
A lo que iba. Dando uno de mis paseos vespertinos, de hora y cuarto de duración (generalmente a partir de las 19 horas), de lluvia fina y molesta y de tarde de finales de noviembre, decidí marchar hacia La Taconera, a esas horas un parque fantasmagórico y probablemente lleno de jardineros nocturnos o jockeys sin caballo sedientos de sangre (hoy me estoy yendo, sintiendo las molestias).
Pipiripirí, dando la vueltecita; se me está poniendo perdido el chándal y el abrigo-para-dos-personas que llevo encima; esto qué es, agua o barro... Aburrimiento. Tiro a mano izquierda y veo/oigo a los patos gritando como patos bajo la lluvia: un espectáculo desolador. Ni un alma. Bueno, el típico "hombre y perro" y pareja siniestra que magrea y desmagrea sin atender a las inclemencias ni al brillo asesino de los ojos de los jockeys (decía que lo siento).
Pero caminando ya de regreso, bordeando el muro de metro de alto que hay pegado al área de esparcimiento de los ciervos, oigo detrás de mí el fluflú del rozar de unas mangas de abrigo bien grueso. Me giro un poco. Su pelo cano brillante por la farola, el fluflú que ya no flufla, sigo mi camino y el fluflú que vuelve a fluflar. Me paro a mirar los no-ciervos y la lluvia escupir la muralla. A ver si viene realmente hacia mí. Y viene hasta mi lado y también mira los no-ciervos. La lluvia creo que le importa un pollo.

6 comments:

workinprogress said...

Sólo queda decir que ocurren cosas concretas a personas concretas. Bueno, también queda por decir que lo abiertos que tenga los poros a las cosas la persona hará, o no, que dejen de ser "cosas" para ser "cosas concretas" y que deje de ser "persona" para ser "persona concreta".

Bosco said...

"Nunca jamás un indio pudo conquistar el corazón de aquella bella hija de gobernador, por eso la preciosa cabellera de la muchacha colgó arrancada de la delicada cabeza de la amada. Comprame, pues, un sonajero para poder olvidar la impotencia de no haber quemado los preciosos jardines de Babilonia."

Bosco said...

¿Cómo sigue la historia? Tengo ganas de más.

eresfea said...

El del fluflú era Vila-Matas, seguro. En pleno viaje vertical.

Inqui said...

Quiero saber qué paso luego. Y qué ocurrió con Fluflú.
Sigue, y si en realidad no sigue,invéntate algo.

mr. shy said...

Sigue, Inqui. Todo ocurrió tal cual.
¡A pasear!

Creative Commons License
This blog is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License