Thursday, March 30, 2006

A alguno vestía yo de pingüino


Seis hermanos iguales, con las cejas juntas, miran de reojo al sol. Justo al llegar el segundero al siete, sonríen enseñando sus dientes planos y amarillentos que destellan seis voces graves. Inesperadamente saltan en una carcajada contenida y robótica, haciendo vibrar sus diminutas cajas torácicas. Parece que les cuesta respirar, el calor es sofocante. Los seis sacan con la mano izquierda un pañuelo perla del bolsillo derecho. Se secan el sudor de la frente y miran directamente al sol, poniendo una cara rarísima: además de cerrar los ojos y encoger la nariz, aprietan la mandíbula y abren la boca. Vuelven a estallar en la carcajada eléctrica.

5 comments:

Inqui said...

Crema para pies de la India al extracto de camomila siempre es la solución :)
No lo repetiré más veces, porque podría llegar a sabotear tu cuadernillo virtual...

Bienvenido.

mr. shy said...

Bien: hoy acepto las palabras "bienvenido" y "estuco" como favoritas.

looking_for said...

Hay un tío que ha propuesto "desasosiego" como la palabra más bonita del castellano.

¡ponte las gafas! said...

qué raro eres, flik. pero me caes bien.

Un tísico que pasaba por aquí said...

Hay pocas cosas que tengan la belleza de una noche surrealista. Pero ya sabe... prometo no morderle los pezones si no me acerca ud. cosas a la cara. Descansad la resaca!

Creative Commons License
This blog is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License